María Saiz: ‘Las mujeres tienen menos miedo a fracasar cuando emprenden, son una fuerza en alza’’
Inicio / Noticias / María Saiz: ‘Las mujeres tienen menos miedo a fracasar cuando emprenden, son una fuerza en alza’’
 
María Saiz: ‘Las mujeres tienen menos miedo a fracasar cuando emprenden, son una fuerza en alza’’

10/04/2019

Pregunta. ¿Cómo es el perfil de la mujer emprendedora vasca?
Respuesta. La situación está cambiando y podemos decir que la brecha entre emprendedores y emprendedoras es cada vez menor. Según los datos del último estudio Global Enterpreneurship Monitor (GEM) Euskadi 2018, hay menor número de mujeres emprendedoras que de hombres, en un porcentaje de 40% a 60%.
Sin embargo, conviene matizar esta realidad con dos apuntes muy importantes: la mujer emprendedora vasca muestra menos miedo al fracaso que los hombres y además observa mayores oportunidades que los hombres, algo que rompe con un estigma que pesaba sobre la mujer como condicionante a la hora de iniciar un negocio.

Pregunta: ¿Cómo valora la sociedad vasca a las personas emprendedoras?
Respuesta: La estadística general nos dice que el 50% de la población vasca no considera que emprender sea una buena opción profesional. Sin embargo el colectivo de mujeres aprecia el hecho de emprender como una profesión digna, en mayor medida que los hombres. Adicionalmente se puede decir también que tanto en términos de formación académica, como en términos de formación complementaria, un porcentaje muy alto de mujeres emprendedoras posee formación universitaria y post universitaria.

Pregunta. ¿En qué sectores son las mujeres un sector en alza?
Respuesta. Muchos sectores profesionales vienen condicionados por la elección de sus estudios previos. Ahora en Matemáticas, -y esto es algo que sorprende bastante-, hay muchas mujeres. También en Biología o en Química. Pero en Físicas ocurre como en las ingenierías y otras carreras de tipo técnico, que se han quedado como profesiones masculinizadas. Las jóvenes se interesan más por ciencias como la medicina, por ejemplo. Se suele decir, y a lo mejor es verdad, que nosotras tenemos la tendencia a decantarnos por profesiones que tienen aplicaciones de tipo social.

Otro ejemplo donde la mujer lidera muchas empresas es el Biotech (biotecnológico). Si consideramos también el autoempleo en sectores como la nutrición, la oftalmología o la odontología, las mujeres tienen una presencia mayoritaria con titulaciones muy tecnológicas.

Pregunta. ¿Consideras necesario apoyos específicos para impulsar el emprendimiento femenino?
Respuesta. Mi posición personal es que todo lo que se cuida con exceso de protección puede hacerse débil. Pero también creo que las mujeres necesitan espacios, plataformas de apoyo cooperativo en algunos ámbitos. Normalmente estamos muy solas en los ámbitos de gestión, en organización. Y si tenemos en cuenta que no vivimos en un mundo ideal donde la igualdad es un hecho, pues claramente necesitamos un impulso específico para promover el talento femenino.
Además conviene tener referentes de éxito, no solo de grandes empresarias de la familia Koplowitz, sino también de mujeres hechas a sí mismas. Ese tipo de referentes son los que necesitamos y en esto también los medios de comunicación son muy importantes, para que las mujeres sean visibles.

Pregunta. ¿Existen techos de cristal a la hora de emprender?
Respuesta. Comentaba que en un mundo ideal no deberíamos tener programas prioritarios para mujeres, pero nuestra realidad no es ideal. La educación nos hace interiorizar valores que nos perjudican, clichés que nos restan autoconfianza. Por ejemplo, por ser mujer tienes que hablar con más humildad en una ponencia en público. Tienes que ser más discreta y humilde. Y esa humildad, que casi siempre es forzada artificialmente, va en contra de lo que se espera de un líder o de una líder. Porque un líder tiene que ser humilde pero no puede ser discreto. Así que los frenos educacionales, muchas veces, nos perjudican.


Pregunta. ¿La persona emprendedora nace o se hace?
Respuesta. Quiero partir de una idea previa. Si hablamos de la persona que revuelve, que tiene una idea, la persigue y busca los recursos para materializarla, esa persona tiene algo innato. Un don personal. Pero también necesita a su lado otro tipo de emprendedores que acompañen también a esa persona visionaria: Son los ejecutores, los que dan vida al proyecto.
Emprender no es solo intuición. Es necesario orientarse y estudiar muy bien la idea de negocio a desarrollar para no correr riesgos innecesarios. Para ello, la formación es muy útil a la hora de emprender con éxito.

Pregunta. ¿Cómo se forma un buen equipo emprendedor?
Respuesta. Lo ideal es que un equipo reúna personas con competencias complementarias y distintas. A la hora de asociarte, elige a alguien que tenga competencias diferentes a las tuyas, de lo contrario será una mala socia. También hay excepciones; esto sucede cuando tu ámbito de trabajo es muy especializado. Pero en la mayor parte de los casos, lo interesante es buscar un equilibrio en competencias y también un equilibrio en edades, incluso.
Lo que sí hay que saber seguro es quién es la persona que sabe producir lo que necesitas. Por eso es muy importante la figura de una estratega capaz de convertir en recursos, tanto financieros como humanos, aquello que tienes que ejecutar. Tienes que estar muy segura del producto o servicio que vas a lanzar al mercado porque lo importante es conseguir el primer cliente. Es una cuestión estratégica y eso hay que conocer cómo hacerlo. Hay que tener mucha formación en el ámbito comercial online y offline para trabajar y convertir a tu cliente en prescriptor de todo aquello que haces.
   

Proyecto financiado por el departamento de empleo, inclusión social e igualdad de la diputación foral de Bizkaia

Proyecto gestionado por ASLE - Agrupación de Sociedades Laborales de Euskadi

Proyecto en colaboración con Aldalan. Consultora especializada en empoderamiento y empleo